2008/02/16

Sendos placeres. Poemas para leer y acariciar (México, Planeta, 2000) Con José Manuel Mateo. Sel. y nota introductoria


Desde tiempos inmemoriales, hombres y mujeres han expresado su admiración, reverencia y deseo por los pechos. Poetas de todos los estilos han producido grandes poemas en donde brillan los extremos de la carne y el alma. Este libro pretende iniciar al lector en un recorrido intenso por el doble placer de la mirada y el tacto, dos acciones que se alternan y conjugan, lo mismo en la vida que en el poema.


Me consumo por tus labios,

por tus senos pequeños,

tú, inquieta, intocada.

EZRA POUND


Mujer, yo hubiera sido tu hijo, por besarte

la leche de los senos como un manantial.

PABLO NERUDA


He encontrado el lugar justo

donde se ponen las manos, a la vez mayor

y menor que ellas mismas.

ROBERTO JUARROZ

***

GRATAS DUALIDADES
Andrés de Luna


Leopoldo Cervantes Ortiz y José Manuel Mateo. La idea de una antología semejante es en sí misma afortunada, pues los pechos están frente a nosotros, junto a nosotros o a la vera de las nostalgias, decepciones y desafueros. Incluso, pese a sus exuberancias, pueden llegar a causar terrores.
Por ejemplo, hace algunos años, causaba espanto pasar por el periférico sur a la altura del cine Linterna Mágica, ya que enfrente habían colocado un anuncio espectacular de la actriz Fabiola Campomanes, de la telenovela Azul tequila, quien con sus abundantísimos pechos enturbiaba las imaginaciones y hacían que los automovilistas tuvieran la sensación de que el amplio escote iba a dejar salir ese par de protuberancias que provocarían una catástrofe de dimensiones, valga la expresión, mayúsculas.
Ahora bien, los recorridos antológicos por lo general estuvieron liga- dos a un ánimo académico y a fines cercanos a la erudición, tan invocada por los decimonónicos. Sin embargo, las antologías actuales se han liberado de sostenes, figura que puede ser correcta si se comenta Sendos placeres. En el libro aparecen los clásicos al estilo de Villon, Lope y Shakespeare; un buen número de poetas latinoamericanos, otros tantos nacionales y también una muestra de las consideraciones femeninas de la india antigua.
De este modo, el criterio obligado fue que el tema erótico se viera favorecido por la presencia de los pechos. Así, la palabra admite las celebraciones. Los poetas cantan a pechos específicos, a circunstancias que los han llenado con el goce de tener en sus manos, en su boca o donde se pueda estos ornamentos corporales femeninos que han permitido una infinidad de tolerancias y recelos.
Los pechos han sido fundamentales en las construcciones del imaginario erótico. En la Edad Media se les llegó a lacerar con vendas que los ocultaban. Defensa contra los deseos "insanos" las damas los defendían de las miradas furtivas y salían de sus casas y castillos con adminículos que estaban cercanos a la tortura. 

No comments: