2008/02/21

Pacto, pueblo e historia. Una introducción al Antiguo Testamento (2007)


Prólogo

Alfredo Tepox Varela

En los últimos años ha surgido una nueva generación de escritores y pensadores latinoamericanos que, desde una perspectiva cristiana y evangélica, se han acercado al Antiguo Testamento para reflexionar con seriedad en su mensaje de siempre. El fruto de esta reflexión puede verse ya, lo mismo en los estantes de las bibliotecas personales que en el estudio y los diálogos que se dan en el salón de clases. También comienza a escucharse en la proclamación dominical de la Palabra. No es, pues, casual la aparición del presente volumen, Pacto, pueblo e historia. Una introducción al Antiguo Testamento, que viene a sumarse a la creciente producción literaria en este campo.
En nuestro medio, el Antiguo Testamento, piedra angular de la fe de Israel y fundamento sine qua non de la fe cristiana, ha sido soslayado durante mucho tiempo. Aunque se le reconoce como parte integral del texto bíblico, aquí y allá la Iglesia da la impresión de haber olvidado sus raíces veterotestamentarias, y de tomar como único punto de partida de su proclamación el innegablemente sublime hecho de la Encarnación. Una y otra vez habrá que recordar que no hay Nuevo Testamento sin Antiguo Testamento, que al Calvario le antecede el Sinaí, y que el Señor de la historia eligió a Israel como luz de las naciones.
Es, pues, motivo de personal regocijo ver que sale a la luz esta visión panorámica del Antiguo Testamento, donde el autor ha logrado recoger la esencia de este mensaje milenario. Sin exagerar las precisiones académicas, el autor refleja un sólido conocimiento de la Ley, los Profetas y los Escritos, lo mismo que una evidente familiaridad con la literatura de los últimos años en este campo. Aparentemente concebido como un libro de texto, se puede leer línea por línea, y hoja por hoja, de pasta a pasta, sin que en ningún momento decrezca el interés por continuar la lectura. Tras la sencillez de su lenguaje se trasluce una clara intención pedagógica.
Y esto es digno de señalarse. La claridad de expresión será siempre evidencia del dominio de la materia. Tal vez el pasado abandono del Antiguo Testamento no sea sino el resultado de la visión densa y confusa que de éste se tenía, o bien el fruto de una lectura rectilínea e inocentemente “cronológica”. Felizmente, no es éste el caso en el libro que tenemos ante nosotros. Comienza el autor por danos una visión somera pero sustancial del mensaje veterotestamentario en su conjunto, para continuar con un bosquejo de cada libro, siempre ciñéndose al consenso actual de su probable aparición en la historia literaria de Israel.
El Antiguo Testamento es una y muchas cosas a la vez. En su conjunto, es el legado histórico y de fe de todo un pueblo; en sus páginas vibran a la vez el desaliento y las notas de esperanza, el grito de protesta y la suave oración de gratitud, las actitudes más abyectas y los actos más sublimes. Hacerle justicia a su contenido no es, entonces, tarea sencilla. Sin embargo, puede afirmarse que este libro merece una nota de reconocimiento por su singular equilibrio.
No obstante, cabe advertir al lector que, si bien el autor ha logrado sintetizar el contenido del Antiguo Testamento y los estudios existentes en torno al mismo, de ninguna manera podría considerarse agotado el tema. Bien hará el lector en tomar este libro como punto de partida hacia un mayor conocimiento de los fundamentos de nuestra fe. En este aspecto, la bibliografía citada resultará de gran ayuda a quien se sienta motivado a profundizar en el tema. ¡Dios quiera que los motivados sean legión!
Sale a la luz este libro en los albores de un nuevo siglo y de un nuevo milenio. Esto es un hecho significativo y profundamente esperanzador, que invita a esperar el amanecer de un nuevo día para la Iglesia Cristiana. Cuando ésta se reencuentre con el texto del Antiguo Testamento, podemos asegurar que la proclamación del Evangelio se verá enriquecida y revitalizada con el Espíritu que una vez sopló en los huesos secos.
Bienvenido, pues, este nuevo estudio del Antiguo Testamento, que nos hace recordar que las misericordias de nuestro Dios son nuevas cada mañana.

5 comments:

Anonymous said...

Sorry. Look please here

Anonymous said...

This comment has been removed because it linked to malicious content. Learn more.

Anonymous said...

See HERE

Anonymous said...

This comment has been removed because it linked to malicious content. Learn more.

Anonymous said...

See Here or Here